Etienne Pesle, un altro desaparecido del 1973 di Temuco in Cile. Se ne sta occupando la giustizia francese

martedì, 28 Dicembre, 2010

Un altro desaparecido di Temuco, in Cile. Come Omar Venturelli. E’ il caso di Etienne Pesle, cittadino francese, di cui si sta occupando finalmente la giustizia francese, uno dei quattro caso francesi scomparsi nel 1973. Pesle era un funzionario dell’ Instituto de Desarrollo  Agropecuario (INDAP), lavorava a fianco dei contadini mapuche. Per questo è stato eliminato dai golpisti cileni. Ecco il punto fatto dal Cile.

Etienne Pesle se encuentra entre los cuatro casos de detenidos desaparecidos franceses que serán vistos por la justicia francesa en la « Cour d’Assises de Paris », entre el  8 y el 17 de diciembre de 2010. Estos casos de ciudadanos franceses desaparecidos después del golpe de Estado de Pinochet, del 11 septiembre de 1973, serán examinados por la justicia gala luego de una larga espera de 12 años en el “Tribunal de Grande Instance” de Paris.

La justicia Chilena jamás se pronunció por estas víctimas que en su gran mayoría disponen de la doble nacionalidad (francesa y chilena), pese al sinnúmero de tentativas hechas por sus familiares para obtener justicia en Chile. La impunidad en la cual viven en Chile los torturadores y criminales es un hecho indiscutible. La mejor prueba de ello es que la Justicia Internacional deba hacerse cargo de estas querellas; porque a 36 años del golpe de Estado de Chile, las familias todavía buscan la verdad y la justicia. Y no tan solo Francia debe juzgar los crímenes y desapariciones de sus ciudadanos, también Italia se encuentra  juzgando a otro criminal chileno, el ex Fiscal Militar Alfonso Podlech por la muerte y desaparición de un ciudadano Italiano: Omar Venturelli, desaparecido en Temuco el 4 de octubre de 1973. Hay que señalar que al contrario de lo que sucede en Francia, donde los acusados serán juzgados sin su presencia, en Italia el acusado Alfonso Podlech se encuentra preso, desde el 13 de Agosto de 2008, en una cárcel de Alta Seguridad en Roma.

En Francia este juicio  por violaciones de los Derechos Humanos es simbólico y por la Memoria, los procesados lamentablemente no se sentarán en el  banquillo de los acusados, pese a que ya hacen años que las órdenes de detención fueron lanzadas. Francia es uno de los pocos países europeos donde la justicia está habilitada para hacer juicios por contumacia, o sea sin la presencia de los acusados. Como ya ha sido el caso de dos religiosas francesas detenidas y desaparecidas en Argentina. Juicio en el cual fue condenado, el capitán de fragata argentino: Astiz, más conocido como el « Ángel de la muerte ».

El juicio de los franceses se inscribe en un procedimiento criminal en contra de 19 acusados chilenos, 14 en la actualidad, militares en su mayoría y civiles que son acusados por los delitos de: secuestros y torturas (“sequestrations accompagnées de tortures “). Entre los acusados se encuentra el general Pinochet, cuya extradición había sido pedida por la Francia en 1998, el general Contreras, Osvaldo Romo, Paul Schaeffer ( de la Colonia Dignidad)…  De estos acusados varios se encuentran muertos, algunos encarcelados en cárceles de lujo (cinco estrellas) y otros se encuentran, disfrutando de la vida y del manto de impunidad que los protege.

Normalmente en estos tipos de juicios la justicia francesa (y pese al gran atraso en el procedimiento judicial) actúa con mucha rapidez en el veredicto. O sea que en los 10 días de audiencias, la justicia gala se pronunciará inmediatamente, condenando al conjunto de los acusados por los cuatro casos de detenidos desaparecidos franceses: Alphonse Chanfreau, Etienne Pesle, Jean-Yves Claudet Fernández et Georges Klein.

Detrás de cada una de estas víctimas hay un hombre, una historia, una familia. Como  también  para sus familiares muchas penas, sufrimientos, humillaciones y sobre todo un duelo que nunca los familiares han podido hacer. Los cuerpos de sus seres queridos nunca han sido encontrados ni tampoco han podido tener justicia. Es por estas dos razones que  estas familias han vivido durante décadas luchando, a la espera de un poco de verdad y un poco de justicia.

Aunque  personalmente no conocí a Etienne Pesle en Temuco, la ciudad donde yo también vivía y que por la fuerza tuve que abandonar en 1976, su historia, puedo decir, que la conozco bastante. En 1981 me encontré en el exilio  en Paris con Haydée Pesle, esposa de « Esteban » (Etienne) y sus hijos. Y desde esa fecha somos amigos, siendo así como fui conociendo poco a poco la historia de Etienne Pesle que yo considero como ejemplar. Porque para mí es la historia de un hombre íntegro, honesto, comprometido profundamente con la justicia social y con el verdadero amor al prójimo.

Etienne había llegado a Chile en 1953 como sacerdote, miembro de la « Fraternité Charles de Faucauld ». Su vocación religiosa no le impedía ofrecer sus conocimientos de técnico, experto en cooperativas de vivienda. Como religioso ejerció su sacerdocio hasta el 1965. En 1966 una vez que ya había dejado sus hábitos se casó con Haydée, con la cual tuvo dos hijos y un tercero  adoptado.

Al momento del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973, Etienne Pesle trabajaba como funcionario del  Instituto de Desarrollo    Agropecuario (INDAP) de Temuco. Organismo estatal que entregaba asistencia técnica a las cooperativas y asentamientos campesinos, creados después que las tierras habían sido expropiadas a los grandes terratenientes en aplicación de la Ley de la Reforma Agraria.

La región de La Araucanía, del sur de Chile, fue la región donde la ley de la Reforma Agraria avanzaba a pasos agigantados. Reformando todo el campo  del sur de Chile. Las provincias de Malleco y Cautín, hoy día la IX región del país, se caracterizaban por concentrar la mayor cantidad de fundos y latifundios. Las relaciones sociales en el campo, se podrían catalogar, a fines de los años 60 y principios de los 70, como feudales; donde los dueños de los fundos  eran amos y señores, poseedores de miles de hectáreas de tierras que contrastaban con la situación de la gran masa de campesinos pobres y donde los campesinos de origen Mapuche eran los más marginalizados.

El gobierno del  Presidente Allende (1970-1973) tenía como eje principal cambiar la situación de injusticia social, profundizando el programa de la Ley de Reforma Agraria heredado del gobierno de la Democracia Cristiana, de Eduardo Frei. La aplicación y la profundización de la Reforma Agraria, durante el gobierno de Allende, movilizó a miles de campesinos que fueron favorecidos por esta ley y naturalmente eran fieles militantes del conjunto de la izquierda que apoyaba al gobierno de la Unidad Popular (UP). La tensión, la efervescencia social y política del campo chileno agudizó los conflictos sociales. Los propietarios de los fundos tomados o en proceso de expropiación se organizaron para luchar contra la Reforma agraria. Para ello  utilizaron todos los medios: legales e ilegales; pacíficos o violentos. Las « guardias blancas » del campo, al final del gobierno de Allende, estaban organizados en grupos paramilitares que se oponían con las armas en la mano al avance de esta reforma.

En el sur de Chile el golpe se puede decir que había comenzado inmediatamente después del “Tancazo del 29 de Junio de 1973” (golpe abortado). En el mes de Agosto el control militar de la zona de la Araucanía se ejercía por aire y tierra; los helicópteros de la Base Aérea de Maquehue despegaban sin cesar, sobre todo hacia el sector de la costa de Temuco. A fines del mismo mes, los militares del Regimiento Tucapel de Temuco, más la Fuerza Aérea pasan a los hechos: allanan, detienen y torturan a campesinos, acusándolos de ser “guerrilleros” (caso “Nehuentue”).

El día del golpe de Estado, fue el día de la gran venganza. La feroz represión que se desencadenó en la región de La Araucanía, en contra de los partidarios del gobierno democrático de Salvador Allende no tenía límites. Los patrones de fundos, los militares golpistas y los grupos fascistas de “Patria y Libertad” partieron a la más grande cacería humana que nunca antes había conocido esa región del sur de Chile. Fue así como el nombre de Esteban Pesle apareció en el bando N°11, publicado en el Diario Austral de Temuco del 12 de septiembre de 1973, junto a muchos otros militantes de la izquierda de la Región de la Araucanía.

Etienne Pesle estuvo detenido, por la primera vez, el 12 de septiembre de 1973. Al otro día se encontraba detenido al interior del Regimiento Tucapel de Temuco, lugar donde fue torturado y pasó por las manos del Fiscal Militar del Ejército: Alfonso Podlech, el Fiscal de las torturas y los Consejos de Guerra, militante de “Patria y Libertad” y latifundista de la región. El mismo como ya se dijo, que se encuentra hoy día encarcelado en Roma por el caso de otro desaparecido de Temuco, Omar Venturelli. Etienne Pesle fue liberado la primera vez gracias a la intervención de otro uniformado de la FACH. Pero solo algunos días después de haber recobrado su libertad, nuevamente la Fiscalía Militar dirigida por Alfonso Podlech ordenó  su segunda detención, ejecutada por un comando de uniformados de la FACH. Un escuadrón de la muerte que detuvo y secuestró a Etienne Pesle de las oficinas de INDAP, su lugar de trabajo. Se sabe que al menos uno de los miembros del comando que secuestró a Etienne Pesle era un ex militante del grupúsculo fascista de “Patria y Libertad”. El mismo comando estaba compuesto por cuatro uniformados de la FACH: Miguel Manriquez, Emilio Sandoval Poo, Mario Ramirez y Jorge o René Parada. Se cree que Sandoval Poo era el jefe del escuadrón y el cual se encuentra en la lista de los acusados del juicio de París, junto al Comandante de la FACH de Temuco: Andrés Pacheco Cárdenas.

Desde el 19 de Septiembre de 1973, fecha de la segunda detención, Etienne se encuentra desaparecido. Hasta ahora no se sabe con exactitud cuáles fueron los lugares donde estuvo detenido. Una sola cosa es cierta y es que estuvo en la Base Aérea de Maquehue, donde fue salvajemente torturado, según el testimonio entregado por un ex preso político y que era sacerdote y con el cual Etienne alcanzó a hablar transmitiendo el mensaje: “soy francés, soy cura, tengo dos hijos y trabajo en INDAP”.

Los escuadrones de la muerte, uno de los cuales se llevó a Etienne Pesle y que operaron en el sur de Chile podían estar constituidos por : miembros del Ejercito, de la Fuerza Aérea, Carabineros, Servicio de Investigaciones, civiles de “Patria y Libertad” pero todos dependían de la Fiscalía Militar del Ejercito que funcionaba al interior del Regimiento Tucapel y cuyo mando era ejercido por Alfonso Podlech, quien trabajaba de una manera perfectamente coordinada con los Servicios de Inteligencia del  Ejercito (SIM), que dirigía el capitán Nelson Ubilla.

Hace poco tiempo atrás, cuando le manifesté a Haydée Pesle que pensaba escribir algo sobre su esposo, me hizo llegar una de las últimas fotos de Etienne. Ella me dijo que esta correspondía a la última Navidad que pasaron juntos en familia…

La Navidad del 25 de diciembre de 1972 quedó inmortalizada para Etienne Pesle en una foto con su esposa Haydée. Esta foto fue tomada en algún lugar en los alrededores de Temuco; podría ser el campo cercano al pueblito de Cajón o de la ciudad de Lautaro. Etienne y su esposa aparecen radiosos, abrazados, llenos de ternura, cariño y amor. Hacía calor, ese día 25 de diciembre. Era el verano, habían ido a visitar a los campesinos con los cuales él trabajaba en los programas agrarios. Etienne aparece vestido con blue-jean y una camisa azul… Según me informo Haydée « es la misma ropa con la cual se fue »…  Salvo que Etienne « no se fue », fue secuestrado por los miembros de uno de los tantos « escuadrones de la muerte » que detuvieron tanta gente. Lo raptaron justo una semana después del golpe militar de Pinochet. Etienne vivía en Temuco con su familia, compuesta por su esposa y sus tres hijos. Haydée sigue viviendo con Etienne que nunca ha olvidado, a través de los gratos recuerdos  que fotografías como  estas le brindan y que la han acompañando y la siguen acompañando durante los 36 años de ausencia  de su ser querido.

(*) Ex preso político de la cárcel de Temuco. Condenado en Consejo de Guerra por el Fiscal Militar: Alfonso Podlech.

tagged under:

About Paolo Brogi - View all posts by Paolo Brogi

This author has not fill out his/her bio, coming soon.

Follow paolo-admin on: